Tarot

El Tarot es una herramienta sagrada que permite establecer un diálogo entre el presente transitado por nuestra conciencia y un futuro vibrante que llegará, pero que aún no se ha manifestado. Capta el futuro de un modo simbólico, no literal, ya que nuestro futuro está siendo incesantemente creado desde el presente a través de nuestra proyección mental. El Tarot constituye, por tanto, una herramienta no ya para la predicción de acontecimientos futuros, sino para la comprensión más profunda de nuestras habilidades y de nuestras capacidades de resolución de aquello que sucederá. En otras palabras, el Tarot nos ayuda a esperar la tormenta de frente. Nos propone hacernos cargo de nuestro propio destino, ayudándonos a madurar para aceptar nuestra responsabilidad como co-creadoras/es de nuestra vida. Nos invita a desterrar el papel de víctimas para convertirnos en protagonistas de nuestra propia historia.
El Tarot nos confronta con nuestro concepto del tiempo -organizado de acuerdo a un patrón líneal- y nos sugiere un tiempo circular o en espiral, un concepto que deja la puerta abierta a esa anhelada posibilidad de colarse entre estas espirales temporales y captar de modo simbólico el futuro que nos espera tras la próxima vuelta de la vida.
Lo ideal, es acercarse al Tarot desde un respeto profundo hacia su misteriosa capacidad de comunicar nuestro inconsciente. Realizar una consulta al Tarot es adentrarse en las profundidades de nuestra psique y comenzar a sanarla. Durante la consulta, nos calmamos, reordenamos nuestra mente, minimizamos nuestros miedos, sintiéndonos acompañadas/os por una testigo-cómplice que nos ayuda a desvelar o a reinterpretar desde otras perspectiva, aquella parte en sombra o no reconocida de nosotras/os mismas/os

La lectura de Tarot nos ofrece la oportunidad de encontrar un nuevo significado a nuestro relato de vida. Es un billete de vuelta a casa para iniciar nuestro viaje interior y regresar a nosotras/os mismas/os, sanando el abandono y la traición a nuestro verdadero espíritu, regalándonos la posibilidad de reescribir nuestra historia para convertir nuestra vida en nuestra obra de arte.

Reserva tu cita

Tu cita (obligatorio)

Péndulo Hebreo

El Péndulo Hebreo, también llamado Metutelet, es el más antiguo de todos los péndulos conocidos. Está fabricado en madera de haya o nogal, aunque también puede fabricarse en madera de cedro. Tiene forma cilíndrica y unas medidas de 5cm de alto por 3cm de ancho. Está perforado por el centro y por su interior pasa un cordón de unos 13cm que simboliza la unión entre el cielo y la tierra.
El Péndulo Hebreo sirve para testar, diagnosticar, medir y equilibrar, a nivel energético o sutil. Emite una vibración por onda de forma, debido a su diseño. Sobre él, se superponen unas tarjetas escritas en hebreo, que es un lenguaje solar o sagrado. Las palabras hebreas son ideogramas que contienen en sí mismas una información. Estas palabras, al ser colocadas sobre el péndulo, comienzan a emitir una vibración que se suma a la vibración por onda de forma emanada del propio péndulo. Gracias a los avances de la física cuántica sabemos que los pictogramas que representan las 22 letras hebreas, son en realidad representaciones geométricas de la creación y aportan una frecuencia vibratoria elevada, estructurada y perfecta.

El péndulo detecta aquella energía discordante anclada en el aura, eliminando, borrando y desgravando esta información desestructurada, caduca o limitante procedente de nuestra memoria celular o de nuestros propios pensamientos y emociones de baja vibración. El Péndulo Hebreo está especialmente indicado para casos de estrés, ansiedad, estados depresivos, bloqueos energéticos, limpiezas del aura o limpiezas energéticas de lugares.

La/el terapeuta que utiliza esta técnica actúa como canal energético, acompañando de forma respetuosa el proceso de la persona consultante y ayudándola a comprender el origen del desequilibrio, haciéndola partícipe y protagonista de sus pasos hacia la sanación.

Precio: consultar